RECOMENDACIONES DE INSTALACIÓN

A continuación se presenta una serie de Recomendaciones Técnicas con el detalle de los pasos más importantes para la instalación de Albañilerías, Tabiquerías y Enchapes. Inscríbase en nuestra sección "Club Princesa" para obtener una serie de beneficios que lo ayudarán en su labor diaria como Profesional Instalador de nuestros productos.


RECOMENDACIONES DE INSTALACIÓN PARA ALBAÑILERÍA

A continuación se entrega un detalle de los pasos más importantes para la ejecución de albañilerías, tanto armada como confinada. Además, resume las condiciones constructivas ideales con los requerimientos de las normas vigentes.

Materiales

Para la ejecución de una albañilería, se debe cuidar que los materiales a emplear cumplan con los siguientes requisitos mínimos:

  • Áridos.Deben estar limpios y libres de terrones, partículas blandas o laminadas, arcillas, impurezas orgánicas, sales y otras sustancias que por su naturaleza o cantidad afecten la resistencia o durabilidad del mortero.

  • Agua. Debe cumplir con algunas condiciones, tales como limitar la cantidad de materias en disolución o suspensión, ya que un exceso de éstas disminuye la calidad del mortero. De preferencia deberá ser agua potable.

    Si no cuenta con agua potable, y sin perjuicio a lo establecido en la NCh 1498, podrá utilizarse agua que haya sido probada por el uso en obras cercanas sin que se hayan producido eflorescencias ni distorsiones en cuanto al fragüado, endurecimiento, resistencias finales y otros.

  • Cemento.Deberá cumplir con los requisitos de la NCh 148, teniendo especial cuidado de no utilizar cementos donde se hayan formado grumos debido a la humedad ambiental, o al excesivo tiempo de almacenamiento.

    En caso de presentarse el fenómeno de "falso fragüado" (endurecimiento súbito del mortero), solo se deberá aumentar el tiempo de amasado y jamás aumentar la cantidad de agua.

  • Ladrillos industriales cerámicos.Los ladrillos industriales cerámicos deberán cumplir con los requisitos de la NCh 169 y Anexo A de la NCh 1928, para la ejecución de Albañilería armada, tales como:

    • Los ladrillos industriales cerámicos deben ser clase MqP, grado 1 o 2, según clasificación de la NCh 169.

    • El área total de los huecos deberá ser menor o igual al 50% del área bruta del ladrillo industrial cerámico.

    • El área del hueco que acepta armadura vertical debe ser mayor o igual a 32 [cm2], con una dimensión mínima de cada lado superior o igual a 5 [cm].

    • El espesor de la cáscara simple debe ser mayor o igual a 19 [mm].

    • En caso de cáscara compuesta, el espesor mínimo será de 38 [mm], si cumple con:

    • Área de cada perforación contenida en la cáscara compuesta es menor o igual a 6,5 [cm2].

    • El porcentaje de perforaciones en la cáscara compuesta es menor o igual al 35% del área de la cáscara.

    • La resistencia a la compresión mínima individual debe ser mayor o igual a 11 [MPa] (110 [kg/cm2]).

      Para Albañilería confinada, los ladrillos cerámicos industriales deben cumplir con:

    • Los ladrillos industriales cerámicos deben ser clase MqP, grado 1 o 2 según clasificación de la NCh 169.

    • Los requisitos de geometría interior indicados en Anexo A de la NCh 1928.

    • Cumplir los requisitos mecánicos (resistencia a la compresión, adherencia y absorción) indicados en la NCh 169.

  • Mortero de junta. El mortero de junta deberá tener una resistencia a la compresión a los 28 días de 10 [MPa], según la NCh 158.

    La dosificación ideal a utilizar es 1:4 (cemento:arena en peso), o 1:0,22:4 (cemento:cal:arena en peso).

    El asentamiento del mortero de junta deberá ser menor o igual a 18 [cm], según el procedimiento de la NCh 1019.

  • Hormigón de relleno. Deberá ser confeccionado con gravilla y tener una resistencia a la compresión a los 28 días mínimo de 17,5 [MPa]. Deberá tener una fluidez que permita un asentamiento mayor o igual a 18 [cm].

  • Barras de acero. Deberán cumplir con las exigencias vigentes para barras de acero para hormigón armado, según la NCh 204.

    Deberán estar libres de torceduras y flexiones. Además, deberán estar limpias, libres de lodo, aceite u otras sustancias perjudiciales para la adherencia con el hormigón.

    Se admiten barras lisas en las armaduras horizontales ubicadas en el mortero de junta, en mallas de aceros (escalerillas) y en barras que no tengan fines estructurales. Además, se permitirá el uso en estribos y armaduras electrosoldadas, para elementos de confinamiento. Las armaduras electrosoldadas del grado AT-56-50-H, utilizadas en albañilería confinada, deberán cumplir con lo establecido en NCh 1173.

Recepción de materiales

Debe existir siempre una persona idónea en la obra, para la recepción de los materiales, debiendo conocer la forma de almacenamiento para cada uno y las condiciones mínimas para su recepción.

Si existen materiales que merezcan duda por su procedencia o calidad, se les deberá exigir ensayos, siendo éstos necesarios para el inicio y su uso en la ejecución de la construcción.


Acopio de materiales

  • Áridos. Deben almacenarse en acopios dispuestos de manera que eviten la segregación, contaminación y fragmentación. Es ideal un lugar a nivel, seco y limpio desde el cual puedan introducirse en cantidades medidas a la mezcladora, con el mínimo de manipulación.

  • Cemento. Se debe almacenar lejos de la humedad y de manera tal que se vayan utilizando primero los sacos más antiguos. Lo ideal es en bodegas cerradas sobre entablado y separado del piso 15 o 20 [cm], con aberturas en la parte inferior del muro y la superior del opuesto, para así permitir la circulación del aire.

  • Ladrillos industriales cerámicos. Podrán ser apilados uno sobre otros hasta una altura tal en la que no exista peligro de volcamiento. Deberán estar lo más próximo posible al lugar de su uso, para evitar el transporte excesivo. Se apilarán en lugares donde se puedan mantener limpios y libres de contaminación con elementos que puedan perjudicar su calidad inicial.

  • Barras de refuerzo.Deben estar separadas por diámetros y longitud, cuidando de no producir torceduras o flexiones accidentales. Deben mantenerse limpias y ajenas a sustancias perjudiciales para la adherencia, por lo que se recomienda ubicarlas separadas del terreno mediante cuartones atravesados.

Mano de obra

Es un elemento fundamental en el resultado que se pueda obtener en una obra de albañilería. Se recomienda la utilización de una mano de obra supervisada, caracterizada por una adecuada colocación del mortero de pega vertical y ejecución de canterías, y de una velocidad de avance que asegure una ejecución óptima.

Puesta en marcha

No deberá ejecutarse ninguna obra de albañilería con temperaturas inferiores a 3ºC, ni colocarse mortero en las superficies que hayan sufrido el efecto de heladas. Por otra parte, si la temperatura ambiente es mayor a 35ºC, deben adoptarse medidas para impedir la evaporación del agua de amasado del mortero.

Ejecución

A continuación se entregan los pasos más importantes para la ejecución de una albañilería armada, siendo similares para la confinada. Cuando alguno de estos pasos sea característico de algún tipo de albañilería, esto será comentado.

  • Fundaciones En albañilería armada, debe tenerse en cuenta las siguientes consideraciones: Deberá verificarse la correcta ubicación de los tensores con respecto a los huecos de las unidades. En caso de que alguno estuviera mal ubicado, deberá cortarse e instalar una nueva barra de acuerdo a las especificaciones del profesional a cargo. Estas armaduras deberán limpiarse de cualquier material que afecte una adherencia óptima.

    Los tensores deberán fijarse a su posición en los puntos extremos superiores, inferiores e intermedios a una distancia menor o igual a 200 veces el diámetro, con un máximo de 3 [m].

    Se recomienda con especial cuidado en ubicar los tensores lo más centrados con respecto al hueco del ladrillo industrial cerámico, ya que éstos deben tener un recubrimiento mínimo de 2 [cm].

    La separación entre tensores no deberá ser mayor a seis veces el espesor del muro, ni mayor que 120 [cm].

    El diámetro del tensor será mínimo de 8 [mm] y de 12 [mm] en las esquinas o encuentros de muros.

    Lo anterior es válido para albañilería confinada, en el supuesto que el diseño de cálculo determine la necesidad de utilizar tensores, o en aquellos paños donde se encuentran ubicados vanos de puertas o ventanas. Sin embargo, para este tipo de estructuras se debe considerar lo siguiente:

    La armadura de los pilares de confinamiento debe colocarse sobre una superficie lisa y limpia de cualquier material que los afecte. Se recomienda que estén depositados sobre un emplantillado de hormigón pobre, de manera que no estén en contacto con el terreno natural (sello de fundación) impidiendo su corrosión.

    Por otra parte, éstas deberán estar fijas o sujetas de tal modo de impedir su desplazamiento o pandeo, que altere su posición definitiva. Esto se puede realizar mediante la colocación de "vientos" de alambre negro #18.

    La armadura mínima de los pilares, recomendada en la NCh 2123, consiste en 4∅8 con estribos de ∅6@20 o 25 [cm].

  • Preparación del mortero de pega La mezcla debe prepararse en forma mecánica. La arena y el cemento se mezclan antes de agregar el agua, hasta alcanzar un solo color. El tiempo de mezclado después de agregados todos los materiales debe ser de 5 minutos, o el tiempo necesario para completar 120 vueltas.

    Nota: de emplearse morteros predosificados en seco, deberán seguirse las recomendaciones del fabricante.

    No se debe utilizar mortero que haya comenzado a fraguar o con más de dos horas de preparación.

  • Colocación Antes de clocar la primera hilada, la superficie (sea sobrecimiento en primer piso o losa en pisos superiores) deberá estar libre de partículas sueltas, aceites, grasas o cualquier sustancia que impida una adecuada adherencia al mortero de junta.

    Es recomendable realizar una presentación de la primera hilada sin mortero, de modo que se pueda verificar el trazado del muro.

    Se recomienda que dicha superficie esté nivelada, para que le espesor de la primera capa de mortero no sea excesivo.

    Instalar, en al menos dos extremos del muro, regletas guías que permitan verificar la horizontalidad de las hiladas y el plomo del muro. Estas regletas guías, de preferencia metálicas, deberán contener el escantillón de la hilada (distancia compuesta por la altura del ladrillo más un espesor de cantería), los que serán unidos mediante una lienza, dando el nivel de cada hilada. Además, esta lienza indicará la verticalidad del muro, coincidiendo en la arista de la cara del ladrillo cerámico que contenga el plomo del muro.

    Al momento de colocar los ladrillos industriales cerámicos, éstos deberán estar húmedos en estado saturado superficialmente seco, para que no absorban el agua de amasado del mortero de junta.

    Nota: algunos morteros predosificados en seco tienen incorporado aditivos que no alteran la cantidad de agua en ellos. Por esto, y si se utiliza este tipo de producto, debe seguirse las instrucciones del fabricante o proveedor.

    En albañilerías armadas, y en aquellas confinadas donde el diseño de cálculo consulte el uso de tensores, se ubicarán los ladrillos industriales cerámicos que tendrán armadura vertical en sus huecos, para posteriormente colocar el resto.

    El ladrillo industrial cerámico debe ser instalado cuando el mortero de junta esté fresco y plástico, para asegurar una buena adherencia. Una vez colocado, el ladrillo industrial cerámico debe ser presionado hacia abajo y adelante sobre el mortero, para conseguir una junta compactada.

    La junta vertical debe ser rellenada con la llana, nunca con la mano.

    No debe moverse ninguna unidad después de fraguado el mortero, ya que esto rompe la adherencia.

    Si se detecta ladrillo o mortero suelto, deberán ser removidos, si es preciso retirar uno o más ladrillos, se deberá quitar el mortero y volver a asentarlos en mortero fresco.

    Se deberá sujetar adecuadamente los muros para prevenir daños causados por viento u otras fuerzas.

    Nunca deben doblarse las armaduras para insertar los ladrillos industriales cerámicos. Esto provoca el rompimiento de la adherencia con el hormigón de relleno, desaploma el muro y produce la fatiga del acero.

    Para lo anterior, se recomienda la utilización de un listón con un clavo en su extremo donde se sujeta el ladrillo industrial cerámico, y se sube hasta ensartarlo en el tensor. De consultarse traslapos de armadura dentro del hueco, éstos deberán tener una longitud mínima de 40 veces el mayor diámetro de las barras en el muro.

    El procedimiento constructivo más recomendado para el relleno de huecos consiste en realizar esta faena en cada hilada. Esto permite mantener controlada la centralidad de los tensores y aploma el muro.

    En la colocación de escalerillas, primero debe colocarse el mortero de junta para luego, presionando con la mano, lograr que ésta quede completamente embebida en el mortero de junta, logrando el recubrimiento necesario para evitar la posterior oxidación de ellas.

    Las canterías deben ser trabajadas con herramientas adecuadas, mientras el mortero permita la deformación ante la presión de un dedo. La profundidad debe limitarse a 5 [mm] con respecto a la arista del ladrillo inferior.

    El tema de las canterías es importante, ya que de ellas depende en gran medida impedir el paso de humedad hacia el interior del muro. Se recomiendan las canterías cóncavas o en "V", que hagan correr el agua por ellas y no retengan humedad. Las canterías al ras no son capaces de impedir la penetración de agua, ya que requieren de un especial cuidado en su ejecución para lograr la eventual impermeabilidad. Son recomendables de usar solamente cuando el muro va a ser estucado posteriormente.

    Las tuberías y ductos deben colocarse oportunamente a través de los huecos de los ladrillos industriales cerámicos que no consultan paso de tensor, con el fin de evitar roturas posteriores que dañen los muros de albañilería.


  • Colocación de hormigón en elementos de confinamiento Para lograr una buena trabazón entre los paños de albañilería y los pilares de hormigón armado, debe construirse primero los paños para luego colocar el hormigón de los elementos de confinamiento.

    La trabazón debe materializarse mediante un endentado de los bordes verticales del paño de albañilería, o con conectores hechos de barras redondas para hormigón armado, ubicados en las juntas horizontales del mortero.

    La separación entre conectores debe ser igual o menor a tres hiladas, con un máximo de 40 [cm].

    Los conectores deben anclarse en ambos extremos, cumpliendo longitudes de anclaje establecidas en la NCh 430.

  • Término de las albañilerías

    Una vez terminada la albañilería, se deberá realizar el curado de ésta, que consiste en un riego con agua limpia. La intensidad y duración dependerá de las condiciones ambientales (viento, sol, temperatura). Habitualmente se prolonga por 7 días.

    Después de la colocación y curado (28 días después de instalado en condiciones de buen asoleamiento y ventilación), realizar una limpieza con escobilla de cerdas bronceadas y una quema con solución de ácido muriático diluido al 10% en agua, para eliminar las eflorescencias salinas.

    Finalmente, proteger el muro de la humedad mediante la aplicación de un impermeabilizante o hidrorrepelente.